viernes, 6 de noviembre de 2009


Y este hermoso drago. Qué maravilla. Hacía un día de mucho calor, pero la caminata fue agradable. La brisa te daba en el rostro y te hacía sentir unas sensaciones inigualables.